cabecera nuffle zone

Analisis de Khorne

Khorne

¡Sangre para el dios de la sangre!

Los buenos seguidores del Señor de los Cráneos se unieron al deporte rey porque… bueno, pues porqué sí; porqué si te gusta partirle el lomo al prójimo y encima te aplaude un estadio entero de enfervorecidos hooligans cuando lo haces, pues te apuntas si el hechicero de tu tribu pide voluntarios para el equipo local.

Fin.

Y eso, lo de partirle la espalda a alguien, es lo que le gusta al equipo. Mucho más que jugar al Blood Bowl. O al menos a los componentes humanos del mismo. Los únicos jugadores que no tendrán la habilidad de “furia” puesta de serie, serán los Khorngors, unos hombres bestia de aspecto perruno con cuernos, que vienen muy bien para abrir cajas y llevar el balón de un lado al otro del campo.

Ante nada aclarar que este artículo es fruto de mis experiencias con este equipo. Habrá quien difiera, y si eres de esos, me interesará mucho (y seguro que a otros también) leer tus opiniones en los comentarios.

Khorne en una liga:

La PRIORIDAD a la hora de confeccionar tu equipo para una liga, serán las segundas oportunidades. Empieza con tres. O, mínimo y si te ves muy valiente, dos. Ten en cuenta que ninguno de tus jugadores cuenta con habilidades útiles de inicio, más bien al contrario. “Furia”, sin habilidades que la respalden (como “agallas” o “placar”), puede ser un auténtico dolor de cabeza. Pocas cosas frustran más que ver a tus jugadores meterse en un berenjenal por culpa de un segundo placaje que no estaba previsto; o que se queden en el borde del campo porque están obligados a seguir siempre tras placar; o que se queden totalmente fuera de la caja por querer darle carpetazo al molesto goblin… ¿Veis por dónde voy?

Dicho esto, recomiendo empezar siempre con 4 Khrongors. Serán los jugadores alrededor de los cuales se organizará el equipo. Me explico: son los más fiables, con la posibilidad de meter un blitz de fuerza 4 gracias a sus cuernos, y anular el resultado de “ambos jugadores derribados” en favor de un simple empujón, apartando a jugadores con “mantenerse firme” gracias a “imparable”. Eso es muy útil al principio, teniendo en cuenta que empezamos sin jugadores con “placar”, y de paso abre defensas que te permitirán colar al bowlcarrier.

Después, mete Bloodseekers, para que sean el músculo y formen una barrera defensiva, resistente (armadura 10+) y pegona (fuerza 4). Yo te diría de empezar con tres, ya que el cuarto, si metes cuatro Khorngors y tres rerrolls, no entrará por presupuesto. Si, como he dicho antes, te ves valiente y metes sólo dos segundas oportunidades, podrás meter el cuarto. Yo no te lo recomiendo, aunque eso signifique ir con menos músculo los primeros partidos.

Los Bloodborne Marauder son el bulto del equipo. Lo peor de cada casa; el primo terraplanista; el cuñado que todos evitamos en las cenas de Navidad. Tienen los mismos estats que un línia humano, pero con peor armadura (8+) y la habilidad de “furia”, con todo lo que comporta. Procura no placar porqué sí con ellos, elije muy bien dónde pegar y asegúrate de que están cubiertos en caso de que un segundo placaje sea inevitable. De verdad, perder el turno por culpa de la “furia” es lo peor.

Y por último, el grandote, el Bloodspawn. Desde que el combo “golpe poderoso” – “garras” está capado (revisa bien las Faq’s), no es tan interesante, pero a la larga, renta. Tiene acceso a mutaciones, así que pueden venirle bien unos “cuernos”, ya que no es inusual que quieras hacer el blitz con él incluso a riesgo de perder la acción. El “ira descontrolada” te dará más de una decepción, pero lo bueno es que no pierde su zona, con lo que podrá seguir participando en la melé defensiva.

De primeras no lo metería, ya que hipotecas al resto del equipo y al principio ya tienes suficiente descontrol entre tus jugadores, y no es tan complicado ahorrar para comprarlo, aunque eso signifique destinar a un Marauder (o al mercenario de turno, si te matan a algún jugador) delante del Big Guy del rival para ser molido a palos y que deje de lado al resto de tu equipo.

En resúmen: Khorne NO es un equipo fácil y, como buen adorador de un aspecto del Chaos, es un equipo muy caótico. Aquí es dónde brillará más la capacidad táctica que tengas como entrenador. Posicionar mal a un jugador o hacer con él la jugada que no toca puede salir muy caro. Muchas veces planearás una estrategia que sobre el papel es perfecta, pero las ansias de pegar de tus jugadores te la mandarán al traste. Prioriza conseguir segundas oportunidades de entrada, y ya te comprarás al resto del equipo, y para las subidas de nivel, opta por lo simple y ponles “placar” a tus jugadores, “defensa” al Bloodspawn cuando lo tengas y a partir de aquí hazlos crecer como más te guste.

Lo importante es no perder de vista que a Khorne le gusta la sangre y hará todo lo posible por regar el campo con ella, muchas veces en detrimiento de marcar touchdawns. Si no tienes experiencia en Blood Bowl, te recomiendo que, por el momento, dejes de lado este equipo para evitarte muchas y molestas frustraciones.

Khorne en torneos

A día de hoy, y con el mundial tan cerca, la mayoría de torneos se centran en sus reglas para empezar a entrenar. Así que, de momento, nos centraremos en sus reglas, las cuales puedes ver aquí.

En este caso entran los jugadores clave sin problema, que serán:

Cantidad Jugador TotalHabilidad
x1Bloodspawn160kCon Placar
x4Bloodseekers440kCon Placar los 4
x3Khorngors210kCon Placar los 3
x3Marauders150k(a pelo)
x3Rerolls180K
x1Ayudante Entrenador
(el Waterboy)
10k
TOTAL1150k
Equipo Khorne

Me gusta “placar”. Es sencillo, da mucha supervivencia a tus jugadores y no te complicas la vida. Khorne también es sencillo: Pega antes de que te peguen, y si te pegan, pégales más.

Aquí ya no se hacen tan importantes las segundas oportunidades como en una liga, pero siempre es buena idea tener de más. Si quieres, puedes prescindir de una segunda oportunidad y del ayudante de entrenador y meter otro Khorngor para ir con 12 jugadores de base y tener reservas. Aunque, incluso en inferioridad de jugadores en el caso de que te mataran o expulsaran a uno, los khornitas son muy capaces de plantar cara a lo que sea. De marcar, ya no tanto, y por eso intentamos que los Khorngors tengan un lugar especial en el campo (y en nuestros corasonsitos).

En resumen: hay equipos con mucha versatilidad, capaces de adaptarse a los cambios de ritmo del rival y mantener la defensa contra equipos con especial facilidad para escurrirse entre tus jugadores hasta la línia de anotación. Khorne no es uno de ellos. Déjate de “jogo bonito”, de pases locos y florituras. Khorne suelta puños como verdades y si de paso marca, pues mira, mejor.

Y eso es todo. ¡Alabado sea Khorne y que no le falten cráneos a su trono!

Puedes consultar el equipo de Khorne aqui.

¡ Mira los demás equipos disponibles de Blood Bowl !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *